BIENVENIDA

¡Hola a tod@s!

Os doy la bienvenida a mi blog.

Este blog nace con la intención de ser no solamente un lugar donde incluir mis opiniones, comentarios, sugerencias, vivencias, informaciones interesantes, divertimentos, etc., sino también un espacio común donde poder comunicarnos.

Aceptaré todo tipos de críticas, aunque prefiero las constructivas, que me ayudarán a mejorar.

Espero que os guste.

Carpe diem.


martes, 30 de diciembre de 2008

Los 100 mejores libros según La Vanguardia (1)


En el año 2005 La Vanguardia pidió a una serie de expertos que eligieran las mejores obras literarias. Hoy listo los primeros 25 e iré publicando toda la lista en sucesivas entregas. Debéis saber que están por orden alfabético.
Pues allí van los primeros 25:
  • "Al faro" (1927), Virginia Woolf.
  • "El aleph" (1949), Jorge Luis Borges.
  • "Las almas muertas" (1842), Nikolái Gógol.
  • "El amante de lady Chatterley" (1928), D. H. Lawrence.
  • "El americano tranquilo" (1965), Graham Greene.
  • "Las amistades peligrosas" (1782), François Choderlos de Lactos.
  • "Ana Karenina" (1873 - 1877), Lev Nikolaevich Tolstoi.
  • "El árbol de la ciencia" (1911), Pío Baroja.
  • "A sangre fría" (1965), Truman Capote.
  • "Auto de fe" (1935), Elias Canetti.
  • "Las aventuras de Huckleberry Finn" (1884), Mark Twain.
  • "El bosque de la noche" (1937), Djuna Barnes.
  • "Cándido" (1759), Voltaire.
  • "Cien años de soledad" (1967), Gabriel García Márquez.
  • "Las ciudades invisibles" (1972), Italo Calvino.
  • "La conjura de los necios" (1980), John Kennedy Toole.
  • "El corazón de las tinieblas" (1902), Joseph Conrad.
  • "Crimen y castigo" (1866), Fiodor M. Dostoievski.
  • "Cuentos", Anton Chejov.
  • "Cuentos", hermanos Grimm.
  • "Cuentos", Hans Christian Andersen.
  • "Cuentos", Katherine Mansfield.
  • "Cuentos", Raymond Carver.
  • "Cuentos", John Cheever.
  • "Cumbres borrascosas" (1847), Emily Brontë.

Hasta pronto, amigos.


viernes, 26 de diciembre de 2008

Entrevista a Manuel Toharia, meteorólogo y director del Museo de las Ciencias de Valencia

Hoy incluyo una entrevista realizada a Manuel Toharia que se publicó en el Periódico el 27 de julio de 2008. Aunque hay afirmaciones o comentarios cuestionables, incluso con los que no estoy totalmente de acuerdo, sí hay ciertas ideas que nos pueden ayudar a planternos ciertos temas de maneras diferentes o para que nos haga reflexionar. Habla de ciencia, religión, alimentación, televisión... Es un poco larga, pero creo que vale la pena.

  • ¿La gente que se acerca a escucharle busca en usted al director de un museo, al creador de la revista Muy Interesante, al meteorólogo de los telediarios de la transición?
Buscan a una autoridad. Vivimos en un mundo lleno de incertidumbres. La gente sabe poco o nada, y necesita a alguien que le trasmita seguridad. Sin buscarlo, yo me he convertido un poco en eso. No me asusta, ya soy mayor para asustarme. Además, fui famoso muy joven, y eso te vacuna. Sé que soy buen divulgador porque lo noto en las reacciones del público que me escucha. A la gente le gusta oír cosas sencillas sobre temas difíciles.
  • ¿Qué es un buen divulgador?
El que es capaz de trasmitir en lenguaje corriente lo que los científicos saben en lenguaje incomprensible. Yo procuro dar mis conferencias como si estuviese tomando café en un bar, teniendo presente que la gente busca respuestas absolutas, pero la ciencia sólo las da relativas.
  • El científico, en su caso el divulgador, es hoy el chamán de la tribu.
Cumplimos una labor importante en un sentido cultural. Un país que no entiende lo que pasa es un país asustado. Y es muy fácil asustar a la masa ignorante. La divulgación del saber ayuda a que la gente sea menos ignorante y por tanto más libre. El gran secreto de las iglesias es que amenazan con el fin del mundo y para que esto no llegue, exigen que les obedezcamos. Hay mucho cantamañanas viviendo de la ignorancia de la gente. Una sociedad informada sabe tomar decisiones. Igual que tienes criterio para elegir un mueble en Ikea, puedes tenerlo para elegir una postura ante los transgénicos, el cambio climático o el uso de embriones. Sólo has de saber.
  • ¿Diría que hay un buen nivel de divulgación científica en España?
Hemos mejorado mucho. Llevo 40 años en el oficio y creo que nuestro nivel no es peor que el de Francia o Alemania, pero tenemos un déficit en la divulgación. En otros países también tienen a sus Iker Jiménez, que son igual de payasos. Pero ellos, además, tienen buenos divulgadores de la ciencia trabajando en la tele, de los que aquí carecemos de manera alarmante en la tele pública.
  • ¿Es lo único que echa en falta?
La única justificación de una televisión pública es que sea realmente pública. No debería competir con las privadas en la publicidad ni en programas de baja calidad. Pero todas las públicas lo hacen. Me parece deleznable y perseguible. Me extraña que ningún gobierno serio le haya metido mano a ese tema. Los periódicos divulgan bien la ciencia, al nivel de los países europeos. En revistas diría que incluso estamos por encima. Pero en la tele... Mi último programa de divulgación científica en La 2 se llamaba Atlántida. Empezó emitiéndose a las once y media de la noche, luego lo pasaron a las doce y luego a la una. Ese mismo día, a las ocho de la tarde, había un programa de Rappel. Me sentí ofendido.
  • Y si, en realidad, a la gente no le interesa la ciencia...
Para la gente la ciencia es ese invento que nos va a solucionar los problemas. La gente lo que tiene es un acojone enorme po morirse. Pero la ciencia no cura eso. Para eso está la Iglesia, que promete la salvación. Claro, ésos lo tienen chupado. Te venden un negocio que sólo vas a poder disfrutar después de morirte, pero te lo cobran ahora. Económicamente hablando, la religión es el mejor negocio que se ha inventado nunca.
  • Usted tiene una opinión muy personal en el debate del cambio climático. ¿El clima ha cambiado?
Sin duda, lo dicen las cifras. Si lo comparamos con la década de los 50, antes hacía más frío. Pero es que el clima siempre ha cambiado. Hubo momentos en que la Tierra estuvo totalmente congelada, incluso en el ecuador, y otros en los que no había nada de hielo, ni en los polos. En pleno siglo XVII se helaba el Ebro y el Támesis, y en el siglo XI los vikingos llamaron así a Groenlandia porque era verde. El Ártico estuvo sin hielo hace sólo seis siglos.
  • ¿No pasa nada que no haya pasado siempre?
En gran parte sí, pero también es cierto que ahora hay factores nuevos. Hay tal cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera por culpa del hombre, que esto puede provocar un efecto invernadero y un calentamiento añadido del planeta, aunque tampoco es seguro. Mi pregunta es: ¿Éste es el principal problema de la humanidad? Tajantemente, no. Si hay mil millones de habitantes que están muriendo de hambre, no me hable usted de los 2.000 que morirán dentro de dos siglos, como hacen Al Gore y los ecologistas.
  • ¿Entonces?
En el debate del cambio climático sobra dramatismo y falta rigor. Hay una realidad científica seria, el aumento del dióxido de carbono y unas posibles consecuencias. Debemos poner los medios para reducir las emisiones de gases hasta donde podamos y usar más energías renovables. Aunque sólo sea por ahorrar dinero.
  • ¿Y también por si acaso?
También. Las razones científicas que sustentan esa preocupación son sólidas, pero no vamos a evitar ningún cataclismo. Hay mucha falacia en ese dramatismo. Por eso critico a Al Gore y compañía. Comparto su conclusión: hagamos algo para evitar el dióxido de carbono. Pero me parece mal que amenacen con que el planeta se hunde. Y que lo diga un tío que viaja en avión privado cobrando un dineral por dar conferencias. Hombre no, usted no me hable de eso. Creo que está encantado de conocerse. No se merece los premios que le dan.
  • Es muy crítico con Al Gore.
Muchísimo. Le conozco personalmente, he comido con él y me parece un tío muy listo y culto, encantador. Pero primero quiso vendernos que él había sido el padre de Internet. Luego vino con lo del cambio climático y le dieron por eso el Oscar y el Nobel. Me parece un aprovechado. No tengo nada contra él personalmente, pero su postura pública en este tema me parece totalmente exagerada. Esto no es lo que necesita la ciencia en este momento. Hablar del "terrible drama del cambio climático que estamos sufriendo" le hace un flaco favor a la solución de este problema. Se están diciendo tal cantidad de exageraciones, que al final la gente va a pensar que estamos viviendo realmente un drama.
  • ¿El deshielo del Ártico no le parece grave?
Para el conservador que quiere que todo siga igual, sí. Para mí, no. No sé por qué es mejor que haya hielo en el Polo Norte. Esto tiene su aspecto positivo y negativo. En Finlandia están encantados porque ahorrarán energía, y los barcos llegarán mucho antes a América. Hoy, lo único real es que en Kenia hay un grifo de agua potable por cada 50.000 habitantes y nosotros tiramos agua potable por el agujero del inodoro. ¿Y nadie habla de esto?
  • Su último libro habla de la alimentación. ¿Qué opinión tiene sobre la nueva gastronomía española?
Me parece maravillosa. Reivindico la comida como placer. Es una necesidad, pero los humanos hemos sabido convertirla en un placer. Es igual que el sexo. Está ahí para la reproducción, pero lo hemos convertido en un placer. La gastronomía es a la alimentación lo que el sexo y el erotismo a la reproducción. Sobre que haya antigua y nueva gastronomía, me parece bien. Lo que hace Ferran Adrià lo veo bastante divertido, pero no peligroso, como dice el otro. Es una señal de cultura.
  • En su museo ofrece exposiciones sobre el cielo, la vida, el cerebro. ¿Qué campo le interesa más?
Tengo una curiosidad cada vez más grande sobre todas las cosas, quizá porque cada vez estoy más cerca de la muerte y me apena no saber más. Me da rabia morir antes de saber cómo se van a resolver muchas cuestiones. Ahora mismo hay más científicos vivos que muertos en toda la historia de la humanidad. Esto supone un crecimiento exponencial de la ciencia asombroso, cuyos resultados los vamos a ver pronto.
  • ¿Le preocupa el mundo que le va a dejar a sus nietos?
Por afecto, sí; pero no como preocupación humana solidaria. Que se apañen, como me he apañado yo. No culpo a mis abuelos del mundo que heredé ni me culpo del que heredarán mis nietos.
  • ¿Es optimista?
No. Un optimista en un pesimista mal informado. El ser humano, individualmente, tiene cualidades enormes, pero como especie, es un cabrón. La vida es lo que te ha tocado vivir. A mí me ha tocado en un país rico. Podría estar a esta hora cruzando el mar en una patera, pero estoy aquí. Sabiendo que el azar gobierna tanto lo que pasa, ¿para qué nos comemos tanto el coco?
  • ¿Por qué no es neutral, ni pesimista ni optimista?
Hay un dato clave: todos nos vamos a morir. Esto invita poco al optimismo. Y este mundo es insolidario y cabrón. Los ricos machacan a los pobres, y esto sucede haya o no haya cambio climático. El mundo está mal diseñado desde el principio. ¿A quién reclamamos? Si creyera en Dios, le pediría cuentas. Pero no creo. Así que mejor que nos demos a los placeres. La comida es uno. La música es otro. Cuando paso un día sin tocar el piano, me falta algo.

martes, 23 de diciembre de 2008

Internet: National Geographic

La recomendación de una web que os hago hoy es la de National Geographic, revista mundialmente conocida que siempre ha tratado con gran acierto todos los temas relacionados con el medio ambiente, los animales, los viajes, etc., y por este motivo me apetecía hacer mención de ella.

En este caso os pongo dos vínculos: uno para la página oficial estadounidense (en la que puedes pasearte por muchísimas secciones: fotos, mapas, vídeos, historia, noticias...) y también la española, con también secciones interesantes y más centrada en la programación televisiva.

Pues ya sabéis, a viajar y disfrutar a golpe de clic del ratón...

lunes, 15 de diciembre de 2008

Decálogo de la familia comprometida con la lectura


Ayer varios periódicos repartieron una interesante guía promovida por la Editorial Bromera y la Generalitat de Catalunya: "Guia pràctica per a fer fills lectors" (redactada por Joan Carles Girbés y que se podría traducir como Guía práctica para hacer / formar hijos lectores). Como me ha parecido curioso un decálogo que aparece en la guía, me he animado a transcribirlo aquí:

  1. Valoremos el hecho de leer.

  2. Expliquémosles cuentos.

  3. Que nos vean leyendo.

  4. Hagamos del libro un objeto cotidiano.

  5. Hablemos de libros.

  6. Leamos con ellos.

  7. Hagamos de la lectura una costumbre saludable.

  8. Regalemos libros.

  9. Animémoslos a escribir.

  10. Impliquémonos en el proceso.

Espero que os guste y que siempre que podamos apliquemos ciertas ideas. ¡Viva la lectura y la literatura! Y acabo con una frase de la guía que me gusta mucho:

"Más libros, más libres"


martes, 9 de diciembre de 2008

Curiosas traducciones de títulos de películas (3)


Otra vez no puedo resistirme a publicar una nueva entrega de las curiosas traducciones al castellano de películas extranjeras, animado por los comentarios de algunos lectores de mi humilde blog. La verdad es que no deja de sorprenderme la imaginación (o acierto, a veces) de quien se encarga de esta función. Sería fantástico saber qué criterios utilizan para cambiar tan radicalmente el título de un film: una frase importante, una expresión más típica de estos lares, un juego de palabras presuntamente ingenioso, un impulso de creatividad impulsado por algún medicamento en mal estado o una noche en blanco...

Pues eso, os "proyecto" algunos títulos más:

  • Marilyn hotchkiss ballroom dancing & charm school: Un toque de seducción.
  • High plains drifter: Infierno de cobardes.
  • Play misty for me: Escalofrío en la noche.
  • The river: Cuando el río crece.
  • Reap the wild wind: Piratas del mar Caribe.
  • Bad day at Black Rock: Conspiración de silencio.
  • Sideways: Entre copas.
  • Silent trigger: Soldado.
  • Lady Jane: Reina por nueve días.
  • Twelve o'clock high: Almas en la hoguera.

Hasta la próxima sesión.


sábado, 29 de noviembre de 2008

Libros: "El afgano" (Frederick Forsyth)


Hoy os hablaré de uno de mis escritores favoritos: Frederick Forsyth. Este autor de best-sellers me gusta desde que leí su primera novela ("Chacal") puesto que es un maestro a la hora de moverse entre el espionaje y la documentación histórica, entre sucesos históricos del siglo XX relacionados con la violencia o la guerra y el suspense, entre Oriente y Occidente, entre Estados Unidos (y aliados) y la Unión Soviética (y países satélites), etc. Por estos motivos casi todos sus libros se han llevado al cine con bastante acierto.

Este autor consigue que me interesen sus libros por las tramas principales (y subtramas complementarias), por su intriga y porque trata elementos históricos que me interesan acaecidos en el siglo XX y combinados perfectamente con la ficción. Además del hilo argumental principal, las subtramas son piezas de información que con el devenir de la historia se van colocando y van configurando el puzzle que nos llevará al desenlace final.

El argumento se basa en la infiltración de un soldado británico en Al-Qaida porque conocen que se está preparando un gran atentado después de los ocurridos en las Torres Gemelas de Nueva York y el metro de Londres. Es una misión altamente peligrosa porque hasta el momento nunca se había conseguido infiltrar a ningún miembro policial o militar de los aliados en dicha organización terrorista. Además, debe hacerse pasar por Izmat Jan, un importante dirigente talibán encarcelado en Guantánamo.

Aunque me ha gustado el libro puesto que Forsyth demuestra su maestría a la hora de combinar todos los elementos citados anteriormente, creo que tiene mejores obras. Os cito algunas:
  • "Chacal" (preparación de un atentado contra Charles De Gaulle después de la independencia de Argelia).
  • "Odessa" (la investigación de un periodista sobre la organización Odessa, que ayuda a los criminales nazis a "crear" una nueva vida con el fin de no ser juzgados).
  • "El Cuarto Protocolo" (introducción de una bomba nuclear rusa en Gran Bretaña).
  • "El Negociador" (secuestro del hijo del presidente estadounidense).
Nos vemos, amantes de los libros.

lunes, 24 de noviembre de 2008

¡Campeones de la Copa Davis!


La verdad es que el año 2008 va a ser recordado en el mundo tenístico por los triunfos de Rafa Nadal en Roland Garros, Wimbledon y los Juegos Olímpicos, por su condición de número 1 del top ten y por ganar la Copa Davis, gracias a David Ferrer, Feliciano López y Fernando Verdasco, aunque en otras eliminatorias también participaron Nadal, Tommy Robredo y Nicolás Almagro.

Era muy difícil porque Nadal estaba lesionado, se jugaba en Argentina ante los jugadores locales y en pista rápida; es decir, lo más difícil imaginado. A pesar de todo, hemos ganado por tercera vez, después de los años 2000 y 2004.

Pues eso, a disfrutarlo...

lunes, 17 de noviembre de 2008

¿Vale todo para conseguir audiencia televisiva?


Después de pensarlo muchas veces y no llevarlo a cabo por evitarme el sofocón, al final me he decidido a incluir una opinión personal sobre lo que está ocurriendo en el panorama televisivo. Intentaré no perder los nervios.

Creo que la tendencia desde hace un tiempo se acentúa día a día y cada vez más. Lo importante es conseguir audiencia televisiva a toda costa, sin importar si hay que criticar a programas propios o ajenos de la cadena televisiva (¡qué curioso nombre, suena a condena!), vulnerar derechos al honor, a la imagen o a la inocencia o dar rienda suelta al mal gusto y a la falta de inteligencia.

Sólo os cito dos casos ocurridos en los últimos días:

  • Invitar (previo pago de unos 50.000 euros según algunas fuentes) a Luis Roldán, ex director general de la Guardia Civil, a un plató para que pueda disculparse por el robo (perdón, cambio de lugar) de unos 1.500 millones de pesetas o más, con fuga incluida por lugares orientales. Evidentemente, no ha devuelto nada porque le "pasó" ese dinero a un "amigo" para que efectuar las "gestiones" oportunas. ¡Qué hartón de poner comillas para no buscar verbos o sustantivos de carácter más hiriente!


  • Llamar de nuevo a Violeta Santander, la mujer que sufrió malos tratos y que fue defendida por el profesor Neyra, para que siga hablando de todo este tema, sin que se le haya visto realmente agradecida por el acto de civismo de Neyra, quien mejora o empeora según el día y que todavía los médicos no tienen claro que pueda recuperarse del todo. Parece que la quieren "convertir" en tertuliana. ¿Es que no existe la ética profesional? No sería de extrañar (aunque sea obsceno), muchos ocupan lugares preferentes en la parrilla televisiva simplemente por hacerse célebres utilizando sus relaciones con ciertos elementos famosetes como única carta de presentación y de "mérito profesional". Algunos deberían recordar que hay estudiantes o licenciados en Periodismo que deberían estar en su lugar.

Ojalá cambie todo esto pero creo que, desgraciadamente, todavía no hemos tocado fondo. La influencia y la sombra de realities y otros programas de similar pelaje siguen siendo muy alargadas...



martes, 11 de noviembre de 2008

Cine: "Quemar después de leer"


Hace unos días vi la película "Quemar después de leer" de los hermanos estadounidense Cohen (Joel y Ethan). Debo admitir que he visto pocos filmes de este peculiar dúo, pero la verdad es que me han gustado siempre.

Recomiendo "Fargo" (1996), en la que la estupenda actriz Frances McDormand (esposa de Joel) se pasea con su tripita de embarazada intentado esclarecer los asesinatos que ocurren por el territorio en el que debe hacer cumplir la ley como sheriff que es. También aparecen actores conocidos como Steve Buscemi, William H. Macy y Peter Stormare.

Volviendo a "Quemar después de leer". La recomiendo porque hay una serie de historias y personajes que se van relacionando de forma quizás poco habitual y entretejen un argumento curioso no exento de buenos momentos de humor.

Si vemos el elenco podemos estar seguro de la calidad de las interpretaciones:
  • John Malkovich como ex analista de la CIA con pretensiones literarias y dipsómano, con un aire estirado y casi prepotente.

  • George Clooney como agente federal con un interés sexual casi desmedido que intenta deslumbrar a sus "conquistas" con la explicación de su "peligroso" trabajo.

  • Brad Pitt como monitor de un gimnasio hiperactivo (él, no el gimnasio) con arrebatos puntuales estilo "neng de Castefa".

  • Frances McDormand como mujer de cuarenta y tantos cuyo principal objetivo es conseguir el dinero suficiente para las operaciones de cirugía estética que cree que necesita por su trabajo en el gimnasio. Además, es adicta a las citas por Internet.

Después de estas pinceladas, si incluimos algún que otro personaje más y los mezclamos bien, nos sale una trama divertida y que escapa de los argumentos tan trillados que nos vienen de Estados Unidos, puesto que tiene elementos de comedia, intriga y cine político.

Si la veis ya me diréis si os ha gustado. Hasta prontito.



jueves, 6 de noviembre de 2008

Barack Obama, "nuestro" nuevo presidente

Finalmente llegaron las elecciones presidenciales de Estados Unidos y con ellas su esperado ¿y sorprendente? resultado: Barack Obama será nombrado presidente el próximo 20 de enero de 2009.

Lo que hace años o incluso meses parecía casi imposible, se ha convertido en realidad: el primer presidente negro de los Estados Unidos. Es curioso porque prácticamente nadie utilizaba el calificativo "negro" hasta la confirmación oficial de Obama como ganador. Antes casi siempre se le atribuía el calificativo de "afroamericano". Ya se sabe que en estos tiempos se mezclan eufemismos e intentos de expresiones políticamente correctas.

Realmente no importa cómo se le califique por su color de piel. En definitiva, todos somos hermanos y compartimos nuestro maltrecho planeta. Creo que lo importante es lo que pueda hacer, lo que pueda conseguir. Digo importante porque, queramos o no, lo que decide Estados Unidos en muchos ámbitos, suele afectarnos en gran medida a casi todos los habitantes de la Tierra. Ahora recuerdo la frase que se aplica a la economía global: "Cuando EE UU estornuda, Europa se resfría."

Sería fantástico que toda esta ilusión que ha generado, entre estadounidenses y resto de ciudadanos del mundo, se convierta en una fantástica realidad, pero la verdad es que los retos que debe afrontar después de la "maravillosa" etapa de Bush (evito atribuirle calificativos porque no deseo cabrearme en estos momentos históricos) no son pocos ni sencillos: recuperación de la economía, terrorismo, conseguir un consenso en la vida cotidiana entre sus votantes y sus detractores, encontrar una vía al problema de la guerra, sanidad ¿pública?, cambio climático, etc.

Ojalá pueda trabajar con tranquilidad y que realmente puede llevar a cabo grandes ideas, y sobre todo que ningún fanático se le ocurra emular lo que se hizo en 1963 y 1968, con los asesinatos de J. F. Kennedy y Martin Luther King, personajes a quienes se les considera que lideraban un cambio en la sociedad cuando fueron "neutralizados", como suelen decir en las esferas militares, de seguridad nacional, de espionaje y de inteligencia.

Si Obama cumple las expectativas y logra el cambio, seguro que a todos nosotros nos irá un poquito mejor. Ojalá el eslogan "Yes, we can" funcione a pleno rendimiento y en beneficio de todos.

El tiempo nos dará la respuesta a tantos interrogantes, mientras tanto no creo que cueste tanto tener esperanza.

martes, 4 de noviembre de 2008

Catalunya Turisme, una web para hacer turismo


Una web interesante de la Generalitat de Catalunya es la de Catalunya Turisme, puesto que proporciona mucha información si deseas viajar por Catalunya en busca de lugares interesantes por su arquitectura o naturaleza, culturales, para hacer deporte, disfrutar de la gastronomía, etc.

Entre la variada información que muestra, cito algunos apartados que nos pueden ayudar a decidirnos hacia dónde podemos dirigirnos y qué podemos encontrarnos:

  • Naturaleza

  • Cultura

  • Deporte

  • Ocio y Salud

  • Negocios

  • Alojamiento

  • Transporte

  • Servicios turísticos

  • Gastronomía

La dirección es la siguente: http://www.gencat.net/turistex_nou/home.htm

Espero que os pueda ser de ayuda.



sábado, 1 de noviembre de 2008

La importancia del principio de una novela (3)


Seguimos con esta sección que siempre nos interesa a los que nos gusta leer y escribir. Como podréis ver, siempre intento poner principios de novela de estilos y géneros muy diferentes:
  • De haber sabido el joven guardaespaldas talibán que aquella llamada desde el teléfono móvil iba a acabar con su vida, no la habría hecho. Pero llamó, y ocurrió lo que tenía que ocurrir.
Frederick Forsyth, “El afgano”
  • Constituía un placer especial ver las cosas consumidas, ver los objetos ennegrecidos y cambiados. Con la punta de bronce del soplete en sus puños, con aquella gigantesca serpiente escupiendo su petróleo venenoso sobre el mundo, la sangre le latía en la cabeza y sus manos era las de un fantástico director tocando todas las sinfonías del fuego y de las llamas para destruir los guiñapos y ruinas de la Historia.
Ray Bradbury, “Fahrenheit 451”
  • La noticia llegó a la embajada británica de Nairobi un lunes por la mañana a las nueve y media. Sandy Woodrow la encajó como un balazo –la mandíbula rígida, el pecho hinchado– justo en el centro de su dividido corazón inglés. Estaba de pie. Hasta ahí, se acordaba.
John Le Carré, “El jardinero fiel”

  • El taxi, un viejo Rover que olía a humo de cigarrillo, avanzaba lentamente por la vacía carretera de campo. Era el principio de una tarde de finales de febrero, un mágico día invernal de frío penetrante y cielo sin nubes, gélido y pálido. El sol brillaba proyectando largas sombras, aunque irradiaba poco calor.
Rosamunde Pilcher, “Los buscadores de conchas”
  • La mosca llevaba toda la mañana incordiando al griego, quien, como si el sofocante calor del desierto, las marchas agotadoras y las magras raciones no fuesen suplicio suficiente, tenía que soportar ese tormento añadido.
  • Maldijo a los dioses y se dio una bofetada en la mejilla que provocó una lluvia de gotitas de sudor, pero sin acertar a aplastar al insecto.
Paul Sussman, “El enigma de Cambises”

domingo, 26 de octubre de 2008

Cine: "Mamma mia"


La verdad es que no me imaginaba yo que iba a dejar constancia en mi blog de una crónica sobre un musical, porque no es el género cinematográfico que más me guste, pero creo que "Mamma Mia!" se merece tal ¿honor?

Siempre me han gustado las canciones de ABBA (siglas que corresponden a las iniciales de los cuatro integrantes del grupo) por su música y por su alegría (igual ahora parezco un poco cursi, pero me gusta, ¡qué le vamos a hacer!); por este motivo pensé que podría "arriesgarme" (falso: una amiga y un amigo me la habían recomendado, y confío plenamente en sus respectivos criterios). La verdad es que es un poco raro ver una película en el que el hilo conductor son las canciones, o el hilo conductor se adaptó a las canciones, pero da igual.

Lo bueno del caso es que disfruté mucho aquel viernes y que salí con un buen rollo encima que hasta yo me sorprendía: me veía más alto y más guapo (¡imaginaros!), todo me parecía más bonito, disfruté de la aglomeración de gente del lugar en cuestión porque me parecían como "hermanos" y hasta me olvidé de la desaceleración o crisis económica...

La verdad es que si os gustan las canciones de ABBA es casi una obligación ir, o si queréis salir más animados del cine que en el momento de la entrada.

Si tengo que destacar a alguna actriz o actor, me quedo con Meryl Streep (grandísima actriz en cualquier registro, en este caso como madre hippy y marchosa) y con Amanda Seyfries (como hija de ella que desea disfrutar con su boda y..., no digo más). Esta joven actriz tiene un chorro de voz impresionante y una belleza y simpatía no menos impresionantes. Tiene algo mágico. Como mágico lo tiene también Kate Hudson, hija de Goldie Hawn, a quien me recuerda en algo. Kate estaba genial, por ejemplo, en "Cómo perder a un chico en 10 días".

También podemos ver al ex 007 Pierce Brosnan y a Stellan Skarsgard, que si sois un poco frikies sabréis que aparecía en "Los piratas del Caribe", pero con un semblante un poco diferente.

Amenazo con volver en cualquier momento, compañeros.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Microrrelatos: "La barca"


Al pasear por la orilla el agua difuminaba la arena triste de mis pisadas, pero mi semblante se iluminó cuando me encontré con una barca que, gracias a su magia, me llevó por los ríos de las ilusiones, los mares de los deseos y los océanos de los sueños.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Poesía: Roselía Narváez


UN DOLOR

Un dolor en un barco caprichoso
que vaga por el mar de nuestra vida...
Un dolor es un grito poderoso
que ahoga el alma cuando está perdida

Un dolor en la angustia del fracaso,
es el temblor de triste despedida...,
¡es la sombra que camina paso a paso
buscando la ilusión desvanecida!...

Es desear la sombra de la muerte,
es anhelar lo hermoso de la vida,
es protestar un día contra la suerte...

Un dolor es un ancla que nos ata,
un ensueño fugaz que nos convida
y una pena incesante que nos mata.

domingo, 12 de octubre de 2008

Curiosas traducciones de títulos de películas (2)


Hoy seguiré con la segunda parte de títulos curiosos de películas si tenemos en cuenta el título original. En algún caso el título traducido quizás se ajuste más al argumento, pero no siempre ocurre así. Lo que destaco en esta lista es la diferencia entre la traducción y el original.

Espero que sigáis disfrutando de la inventiva, de la creatividad y del ingenio de aquellos que se dedican a estas traducciones. La verdad es que me gustaría saber el método (si es así) que emplean para ello y quiénes son. Pues eso, aquí tenéis otra dosis de buenos títulos:
  • The assignment - Caza al terrorista
  • Sliding doors - Dos vidas en un instante
  • Nobody's fool - Ni un pelo de tonto
  • Keeping the faith - Más que amigos
  • The swordsman - La espada milenaria
  • John Tucker must die - Todas contra él
  • For the boys - Ayer, hoy y siempre
  • The air un there - Una tribu en la cancha
  • The man behind the gun - Era el comandante Callicut
  • Open season - Colegas en el bosque
Hasta la próxima, amigos.

domingo, 5 de octubre de 2008

FAMILIA, S.L.


Por gentileza de Xavi B.

Hace ya doce años monté una empresa con mi hasta entonces socia temporal. Yo prefería una relación entre autónomos, pero ella me dijo quería tener mi paquete de acciones bien controlado. Así pues, formalizamos un contrato indefinido —según nos explicó el notario eclesiástico— con el objetivo de ser fieles en nuestras actuaciones y obtener el máximo rendimiento de la explotación común de la empresa. Así fue como nació FAMILIA, S.L., dispuesta a comerse el mundo.

Ya de buen principio nos tuvimos que pelear con los bancos para financiar nuestra sede social, nuestra flotilla de transporte (utilitario y scooter) y otros gastos menores. Sin embargo, nos marcamos unos objetivos realistas y coincidimos en aplicar los primeros beneficios en la compra de equipamiento de primera. Por supuesto, para sufragar parte de éste, recurrimos al apoyo financiero de los progenitores.

Los resultados de esta joint-venture no pudieron ser mejores, pues nuestros socios cedieron sus recursos a fondo perdido. ¡Nuestro primer pelotazo! Bueno, el segundo... Antes de formalizar el contrato, multitud de personas (próximas o no tan próximas) colaboraron, digamos amablemente, en la adquisición de numerosos bienes de consumo, convirtiéndose así en nuestros primeros proveedores.

Dos años más tarde incorporamos nuestro primer colaborador a la empresa, tras nueve meses de pre-contrato. Un tipo pequeño, quejica y con nula autonomía. Las atenciones que precisaba ese individuo iban a ser, sin duda, una pesada carga para la dirección, pero decidí ceder al olfato que mostraba mi ex-socia (ahora co-presidenta) en cuestiones de personal. No por nada me recordó que el peso de los recursos humanos siempre ha sido una tarea femenina. Además, la co-presidenta insistió en el carácter estratégico de esta contratación. Ciertamente, deberíamos invertir mucho en él en los primeros años, pero luego, con su enorme potencial, podría desarrollarse en más de un 400%.

Lo que pasa es ella no había tenido en cuenta el enorme coste en horas de formación que nos suponía un colaborador tan inexperto, aparte de los problemas de comunicación, deterioro físico de la sede social y falta de unidad en los objetivos corporativos. Pero, qué se le va a hacer... en todas las organizaciones hay enchufados.

Afortunadamente, podíamos recurrir con frecuencia a nuestros socios de joint venture, por ejemplo, cuando nuestra agenda nos obligaba a abandonar la sede social. En esos casos, se hacían cargo gustosamente del seguimiento del colaborador (era tan inútil entonces que no podíamos dejarlo solo), si bien ello comportaba cierto grado de sobre-atención. En otras ocasiones, tuvimos que echar mano de jóvenes profesionales free-lance para el cuidado de nuestro empleado improductivo, esta vez con evidentes tasas de sub-atención.

Por lo general, el colaborador mostraba su desagrado por ese marcaje tan estricto. Para nosotros, sin embargo, esto era totalmente necesario para evitar desviaciones indeseables. Y desde luego, por nada del mundo, queríamos que se pasase a la competencia.

Más adelante surgieron otros conflictos, relacionados con temas presupuestarios. La co-presidenta quería dilapidar los ingresos en productos que para mí no eran ni mucho menos estratégicos. Le intenté hacer entender el difícil equilibrio de la gestión diaria —agravada por el mamón del colaborador— y que la empresa no estaba para demasiadas alegrías. Entonces me amenazó con una SOPA hostil y con cortar los suministros de su financiera paterna. En teoría, yo tenía el 50% de las acciones, pero ella sabía utilizar muy bien sus argumentos: incluso llegó a decirme que no asistiría a ninguna reunión de trabajo íntimo (ya fuese informal o programada), aduciendo dolor de cabeza u otras excusas. En fin, dejé correr el asunto...

Y en el sexto año de nuestra fructífera unión, cuando nuestro colaborador estaba ya empezando a rendir (cumpliendo satisfactoriamente sus primeros programas de formación externos), la co-presidenta inició una agresiva campaña para convencerme de la necesidad de aumentar la plantilla. ¡Otro colaborador de bajo perfil! Le hablé de desajustes en la cuenta de resultados, de problemas logísticos, de complejos desplazamientos, etc. Y ello sin citar la terrible competencia que se iba a desatar entre los colaboradores; posiblemente nuestro empleado veterano se dedicase a aporrear al nuevo si no se veía justamente reconocido —a su criterio— por la Dirección General.

Una vez más, la co-presidenta se salió con la suya. Argumentó que, además de captar recursos para la empresa, gestionaba totalmente la organización y extendía su horario de trabajo hasta límites indefinidos. En suma, acumulaba los cargos de co-presidenta, gerente, jefa de RR. HH., jefa de proyectos (estivales), y currante de base. Finalmente afirmó que, o apoyaba su planificación, o se buscaría algún otro socio con quien fusionarse. Sin comentarios; al año siguiente tuvimos nuestro segundo colaborador.

Al cabo de poco tiempo, lo que yo había predicho se cumplió escrupulosamente. La feroz competencia entre los colaboradores se tradujo en una desestabilización total de los mercados internos y de la estructura organizacional. En vista de la situación, y para evitar abusos por parte del colaborador de más talla, la Dirección General (más unida que nunca) estableció un estricto reparto de tareas, con competencias bien delimitadas.

Nuestro empleado más antiguo reaccionó a esto con baja productividad, enfrentamientos sindicales y pésimos resultados en la formación externa. Dada la gravedad de los hechos, le amenacé con la supresión total de toda clase de pluses, primas y otras concesiones. A todo esto, el colaborador junior no paraba de reírse del senior y ya pedía ser jefe de algún departamento menor (en especial, el de Compra de Chucherías).

Tras un análisis a fondo del conflicto, propuse a la co-presidenta un severo mentoring para el veterano y una atractiva política de objetivos para el nuevo (sus primeras pagas a cambio de rendimientos adecuados y paz social). El plan funcionó, ya que ambos parecieron por fin entender las ambiciosas metas de la organización, y entraron en una etapa de franca colaboración y obtención de beneficios.

Hoy en día, los colaboradores han ganado ya cierta autonomía y, como clientes internos, no dejan de pedir todo tipo de bienes y recompensas. Todas sus peticiones han podido ser más o menos atendidas hasta el momento, pero ahora la co-presidenta ya tiene nuevos planes. Dice que ya no tiene retos, que la empresa se está estancando y necesita nuevos estímulos. ¡¡Me temo que pronto me va a sugerir un nuevo aumento de plantilla!!

domingo, 28 de septiembre de 2008

Toni Moog: el monólogo del pekinés


Hoy domingo, día de descanso y asueto, nada mejor que publicar un vídeo con un monólogo de Toni Moog sobre el perro pekinés que le han regalado.

Espero que disfrutéis de este humor un pelín "canalla". Pues eso, ahí va:



domingo, 21 de septiembre de 2008

¡Cuidemos el medio ambiente! Es el hogar de todos


Hoy estaba revisando aquellos artículos o entrevistas que voy guardando porque considero interesantes y me he encontrado con la entrevista que La Vanguardia le hizo a Josep Lluís Gallego y que publicó el 8 de septiembre de 2007 (sección "La Contra").

Josep Lluís Gallego es naturalista y divulgador medioambiental. Ha escrito numerosos libros sobre el medio ambiente y es colaborador habitual de diarios, programas de radio y de televisiones. Por todo esto y por la importancia de sus respuestas os incluyo los fragmentos que considero que más debemos tener en cuenta.
  • ¿Dilapido yo mucha energía?
Sí. En España, cada punto del PIB ¡chupa el doble de energía que en Alemania!
  • ¿Por qué?
Porque somos muy ineficientes en la gestión de la energía.
  • ¿Qué hace mal nuestra industria?
El malo de esta película no es la industria, sino tú y yo.
  • Sí, hombre, ahora la culpa será mía.
Todos los indicadores nos señalan a nosotros, a los ciudadanos.
  • ¿Qué indicadores?
¿A que para limpiar dos pipís viertes 10 litros de agua potable? Tanta agua daría vida a cuatro personas en India...

(...)
  • ¿Qué cosas puedo hacer para ayudar?
Te diré algo que, si lo hace cada lector de "La Contra", le evitará a la atmósfera miles de toneladas de CO2.
  • ¿Miles de toneladas? Dígamelo ya.
Desenrosca una de las bombillas incandescentes de tu casa y, en su lugar, enrosca una bombilla de bajo consumo.
  • ¿Y ya está?
¡Sí! La bombilla normal chupa mucha energía, y producirla vierte miles de toneladas de CO2. ¡El 40 % de las emisiones de CO2 es para generar energía para viviendas!

(...)
  • ¿Podemos ahorrarnos nuevos tendidos (eléctricos)?
Sí, pero vivimos en el paradigma de "mientras pueda pagármelo, lo hago", sin calibrar las consecuencias... ¿Somos unos yonquis del vatio! Siempre queremos más dosis.
  • ¿Qué deberían hacer nuestros políticos?
El medio ambiente es demasiado importante para dejárselo a los políticos, pues manejan tiempos a corto plazo... ¡Somos los ciudadanos quienes hemos de tenerlo claro!
  • Ayúdeme a tenerlo bien claro.
Pues comparte mi pesadilla más recurrente: mi hija me pide agua, voy al grifo, lo abro... y no sale nada.
  • ¿Nos sucederá eso?
Hemos estado a un pelo... ¿Tienes claro que disponer de agua potable en el grifo es calidad de vida 100, el máximo privilegio?
  • Es verdad, es verdad...
Atenta contra esto quien tira una colilla al váter y usa 80 litros de agua para que se vaya... ¡Aberrante! ¿Por qué malbaratamos tanta agua? ¡Porque está demasiado barata!
  • ¿Usted la encarecería?
Ahora mismo. ¡Así seríamos más cuidadosos! Instalaríamos sistemas de "aguas grises", que reciclan para cisternas las aguas de duchas, lavadoras, lavavajillas... ¡Es grotesco arrastrar tus excrementos con agua de boca!
  • Si usted mandase, ¿qué leyes aprobaría?
Penalizaría a las marcas con envases superfluos (¿necesitas la caja del tubo de pasta dentífrica?), y aplicaría exenciones fiscales a quienes menos contaminen. Y máximo presupuesto para la Agència Catalana de l'Aigua.
  • ¿Para qué?
Para devolver limpia a la naturaleza toda el agua que emporcamos. Animales y plantas no tienen la culpa de que seamos tan cerdos.
  • Cierto. Pero, entre tanto, dígame más cosas que yo puedo ir haciendo desde mi casa.
Baje de casa a tirar la botella de vidrio en el contenedor verde, por ejemplo.
  • ¿De verdad eso sirve para algo?
¡Sí! Hay que decirlo: ¡sí! Es un esfuerzo pero te lo vas a cobrar. ¿Cómo? En un aire y un agua más limpios. Para ti y tus hijos.
  • ¿Tan decisivo es el reciclaje doméstico?
Sí. Reciclar tus residuos es imitar a la naturaleza. Es ayudarla, y debería ser ya un hábito en una nueva ciudadanía. El mejor reciclaje, eso sí, sería el del residuo no producido: el "preciclaje". ¡Evitemos envases superfluos! Si compras agua mineral, mejor en garrafón de 20 litros que en botellas de litro...
  • ¿Freno así el cambio climático?
Sí. Todo lo que resta CO2, lo frena.

martes, 16 de septiembre de 2008

Estíííííííííírate y te sentirás mejor



Hoy os recomiendo una web donde podéis consultar, según vuestras necesidades o vuestros deportes favoritos, aquellos estiramientos que os puede ayudar a poneros más en forma. Además, después del periodo vacacional, seguro que tendréis ganas de que vuestros cuerpos vuelvan a tener agilidad y flexibilidad como ocurría en el periodo pre-vacaciones-estivales-estupendas-maravillosas-cuidado-con-el-sol-y-el-tinto-de-verano.

Espero que os sea útil y que lo consultéis. No seáis tacaños y "estiraros" un poco, je je. Ahí va el link: www.estiramientos.es.

Hasta pronto, amigos.

viernes, 12 de septiembre de 2008

Una de mis canciones favoritas: "Imagine" (John Lennon)


Hoy me apetecía publicar en mi blog un vídeo con la canción "Imagine" de John Lennon. Una canción bastante sencilla pero supongo que ahí radica su grandeza. Sencilla en su composición y en su letra, pero grandiosa en el mensaje. Casi siempre que la escucho me emociono por todo lo que significa.

Thanks you very much, John. We will never forget you.


Imagine there's no heaven
It's easy if you try
No hell below us
Above us only sky
Imagine all the people
Living for today...

Imagine there's no countries
It isn't hard to do
Nothing to kill or die for
And no religion too
Imagine all the people
Living life in peace...

You may say I'm a dreamer
But I'm not the only one
I hope someday you'll join us
And the world will be as one

Imagine no possessions
I wonder if you can
No need for greed or hunger
A brotherhood of man
Imagine all the people
Sharing all the world...

You may say I'm a dreamer
But I'm not the only one
I hope someday you'll join us
And the world will live as one


sábado, 30 de agosto de 2008

Entrevista al escritor italiano Alessandro Baricco


En la sección "La Contra" de La Vanguardia del día 10 de mayo de 2008 se le hacía una entrevista al escritor italiano Alessandro Baricco. He querido rescatar unas preguntas y respuestas que me parecen interesantes:

Alessandro Baricco: El buen relato se alimenta de la desgracia, pero nunca los escritores tuvimos tantos motivos para estar satisfechos: nunca fuimos tantos, ni se escribió tan bien ni bien pagado como hoy.
  • Pues dejen de quejarse.
A. B.: ¡Tiene usted razón! El mercado ha mejorado la literatura, porque también ha mejorado la libertad de los escritores, nuestros ingresos y reconocimiento público. Y no sólo hablo de los genios como Balzac, que ya eran ricos en el XIX: hoy también viven bien los meros escritores de oficio, como yo.
  • La satisfacción atocina la creatividad.
A. B.: Ése es precisamente el verdadero riesgo para la calidad literaria hoy: que los creadores y las personas perdamos -en el ajetreo y el simulacro facilón y superficial- la relación con la mejor parte de nosotros mismos.
  • ¿Y por qué la van a perder?
A. B.: Porque esa relación exige una concentración y un esfuerzo que cada vez cuestan más de conseguir: hoy no se puede ser escritor -por lo menos los que no somos genios- si no eres multimedia y sales en radio, tele, cine, revistas, periódicos, Internet...
  • ¿Por qué no se dedica sólo a escribir?
A. B.: Porque sin notoriedad mediática, desapareces de las librerías. Yo recuerdo que Italo Calvino era un genio que se dedicaba a escribir... ¡Y basta! Pero hoy sin promoción parece que no hay escritor.

(...)
  • Usted da clases de escritura.
A. B.: Enseñar está en los genes: es natural como respirar. Y a mí me da baños de humildad. La mayoría de mis alumnos no me ha leído y pasa de leerme, y eso me estimula: me acerca a la inminente realidad de mi olvido. Y me coloca ante mi misión: ayudar a cada uno de esos jóvenes a que descubra su propia manera de contar las cosas.
  • ¿Cómo se descubre eso?
A. B.: Cuando empieza, creen que lo más elevado es escribir para uno mismo... ¡Qué tontería! El único sentido de contar algo es contárselo a alguien. Tu primera misión es que te lean, y para eso sólo hay un camino: averiguar lo que los demás quieren saber y contárselo; no contarles sólo lo que te interesa a ti.
  • ¿Cuándo se descubre eso?
A. B.: Yo creo en los momentos epifánicos. Vives, acumulas experiencia -si no, no tienes nada que explicar- y un día un suceso nimio provoca una explosión de sentido. Yo descubrí que era escritor tratando de escribir un guión de cine: "¡Pero si a ti lo que te gusta es escribir!", me dije.
  • ¿Algún consejo para los televisivos?
A. B.: No haga usted nunca un programa de libros: son aburridísimos...
  • No suelen tener grandes audiencias.
A. B.: Haga usted un programa de las emociones que despiertan los libros. La televisión transmite muy mal los contenidos, pero muy bien las emociones. Así que concéntrese en ellas, en intercambiarlas con la gente.
  • ¿Cómo?
A. B.: No explique libros en la tele: cansará. Saque a personas que transmitan la emoción que les ha provocado un libro, gente de todo tipo, no sólo intelectuales plastas. ¡Y no hace falta que salta usted siempre!

viernes, 22 de agosto de 2008

¿House conoce la ética profesional? (3)


Ahora que estamos en plena canícula, creo que nos irá bien de una dosis de las ocurrentes (y a veces crueles) frases del doctor más irreverente del panorama televisivo: House. Aquí os incluyo algunas frases de la tercera temporada:
  • Pues es un OSNI: Ojete Sangrante No Identificado.
  • Mira que bien. Abridle la cabeza a ese gilipollas y cortadle una loncha.
  • Lo siento, este mes no puede hacer más pruebas inútiles a más idiotas.
  • No. Son antidepresivos. Me han dicho que me los tome cuando te vea llegar.
  • No quiero que te mueras sin catar mis labios. Ninguna mujer debería morirse sin catarlos.
  • Si tienes pensado tocarme el culo, no empieces lo que no puedas acabar.
  • Un pequeño magreo para el hombre. Un gran culo para la humanidad.
  • Ver azul es un efecto secundario de la Viagra, según el prospecto. Me da por leerlos, como soy médico...
  • Os tengo dicho que no me llaméis cuando me estén juzgando.
  • Wilson lleva razón; Foreman, no, y tu blusa es muy descocada para tu cargo.
  • Perdona, bostezo porque intento demostrar aburrimiento.
  • Sólo voy al teatro si me obliga una mujer a la que quiero ver desnuda.
  • Dele 20 gramos de antiestamínico, puede salvarle la vida, porque si no se calla la mato.
  • Su marido, ¿era fetichista o se enamoró de las largas piernas de su alma?
  • Cuesta más asomarse al escote de Cuddy, aunque la perspectiva de su culo ha mejorado mucho.
Hasta la próxima, pacientes.

domingo, 10 de agosto de 2008

Un espectacular mate de Vince Carter en Sydney 2000


Ahora que nos encontramos en plena vorágine olímpica, me he acordado de un impresionante mate realizado por el jugador estadounidense Vince Carter por encima del jugador francés Frederic Weis. Dicho jugador mide 2,18 m, por lo que ya podéis imaginar la potencia de salto de Carter para hacer algo casi impensable.

Espero que lo difrutéis:

jueves, 7 de agosto de 2008

Curiosas traducciones de títulos de película (1)


Después de un intenso trabajo de documentación (no ha sido así, pero como si lo fuera) os cito una serie de películas cuyo título original y título traducido son bastante diferentes. Seguro que hasta podría encontrarse un tercer título alternativo mucho más interesante o ajustado al argumento. Quiero pensar que quien se ha encargado de realizar la traducción ha intentado ser más fiel al espíritu del film o ha pretendido que el título fuera más sugerente, pero no sé si siempre se ha podido conseguir.

Dichas películas son las siguientes:
  • The indian fighter - Pacto de honor
  • The Lazarus child - La última puerta
  • Off and running - El tesoro escondido
  • There was a crooked man - El día de los tramposos
  • The searchers - Centauros del desierto
  • Dead in the water - Travesía mortal
  • Liberty stands still - En el punto de mira
  • Man about town - Diario de un ejecutivo agresivo
  • Money for nothing - Qué no hacer con un millón de dólares
Por cierto, no todas las películas las he visto. No penséis que soy un Carlos Pumares o un Antonio Gasset a pequeña escala. Que tengáis cinéfilos días.

lunes, 28 de julio de 2008

Dani Pérez, un gran monologuista


Ahora que se acercan las vacaciones, apetece que te den una dosis extra de humor para que puedas sobrevivir en los penosos y largos días hasta que puedas escaparte del duro trabajo diario.

Y qué mejor que ver un monólogo sobre los villancicos, ahora que se acercan las fechas navideñas. Me encanta porque creo que en algunos aspectos pienso lo mismo, y de ahí mis dos artículos con el título: ¡¡¡Sooooocooooorrooooo!!! Llega la Navidad. Por si tenéis interés en leerlos, se encuentran en la sección "Reflexiones con humor".

Pues eso, a disfrutar con Dani Pérez:



lunes, 21 de julio de 2008

Libros: "La música del azar" (Paul Auster)


En este libro Paul Auster plantea un historia que desde el punto de vista de un europeo, por no irnos más lejos, podría sonar a poco creíble o surrealista. Eso sí, si recordamos que ocurre en Estados Unidos, creo que podríamos pasar de la incredulidad a una cierta creencia en historias curiosas como ésta.

Jim Nashe es un bombero con una vida solitaria, puesto que su esposa lo ha abandonado y su hija vive con Donna, la hermana de Nashe. Por azar del destino, recibe una herencia de su padre y cree que es un buen momento para cortar con su aburrida vida cotidiana y emprender un viaje con un Saab rojo, su vehículo preferido y que nunca había podido comprar.

Más que un viaje placentero se convierte en una huida hacia adelante puesto que lo que más le importa es alejarse de Boston, y viajar y viajar. Hacer kilómetros sin importar mucho qué rumbo o hacia qué lugar. Él cree que sólo se encuentra "vivo" si conduce, y cuantas más horas, mejor, acompañado casi siempre de música clásica. Ahora se cree dueño de su destino porque todo lo hace según su criterio, sin tener que dar cuentas a nadie.

Sólo se detiene un poco para ver en alguna ocasión a su hija o a Fiona, una antigua amiga de Boston que ahora vive en Berkeley (California) . Cuando finalmente se decide a proponerle una relación más estable, ella le dice que ha vuelto con su ex novio y que "sinceramente, no puedo contar contigo". Todo esto le enfada aunque cuando reflexiona con cierta calma llega a la misma y dolorosa conclusión que Fiona.

De forma casual recoge a un autoestopista, Jack Pozzi , con quien establece una relación de cierta amistad en un primer momento y casi paterno-filial al final. Jack se desenvuelve bien jugando al póker y Nashe cree que pueden ganar dinero rápido y con facilidad, por ejemplo desplumando a dos millonarios agraciados con una lotería y que conocían a Jack.

Lo que iba a ser una rápida partida de póker para ganar mucho dinero según decía Jack, acaba en una humillante derrota con pérdida de todo el dinero, el coche y una deuda por saldar. Estos excéntricos millonarios deciden que paguen la deuda con trabajo, concretamente construyendo un muro para el perímetro de la lujosa mansión. Esto se convierte en una "cárcel" física y mental para ellos hasta que pueden "escapar" de forma muy diferente.

jueves, 17 de julio de 2008

Lyrics.com: una fantástica web para buscar letras de canciones en inglés


Creo que muchas veces nos ha pasado a todos que hay alguna canción de la que no recordamos toda su letra o que hay algún fragmento que no nos queda claro, ya sea por las habilidades vocales del cantante (ahora mismo estoy recordando los célebres falsetes de los Bee Gees, como si les estuvieran apretando alguna zona sensible) o por la acumulación de instrumentos, efectos, distorsiones, ecos, samplers...

Para ayudarnos a buscar aquella canción favorita o curiosa podemos utilizar la web Lyrics.com, que es bastante útil y completa. Puedes efectuar una búsqueda por canción o por cantante, además de otras secciones con las que puedes entretenerte un poco: trivial, lista de éxitos, fórums, poemas, etc.

Quizás os pueda interesar, pero cuidado, que a veces empiezas a buscar y a buscar, y vas de una canción a otra, y de un disco a otro, y de un grupo a un solista, y de un solista a un dúo, y de un dúo a un quinteto... En fin, que las posibilidades son casi ilimitadas. Que lo disfrutéis, amigos y amantes de la música.

Hey Jude, don't make it bad
Take a sad song and make it better
Remember to let her into your heart
Then you can start to make it better


domingo, 13 de julio de 2008

El bolso femenino (visión masculina)


El bolso femenino, uno de los mayores misterios de la humanidad

Quizás el título de este artículo puede parecer un poco exagerado, pero desde mi humilde punto de vista creo que podría estar en lugar destacado de los mamotretos que podríamos consultar sobre los grandes misterios históricos y/o arqueológicos de nuestro planeta. Así, a bote pronto se me ocurren otros que pueden estar al mismo nivel: el significado del monolito de la película 2001 Odisea del espacio, si existió realmente la Atlántida, si primero fue el huevo o la gallina, si España pasará de cuartos en algún Mundial o Eurocopa de fútbol (bueno ahora tendría que eliminar esta opción porque el “gazpacho mecánico” ha triunfado) o qué bebida contenía la taza de Pepe Navarro cuando presentaba Esta noche cruzamos el Mississippi.

Después de esta breve introducción digna de cualquier sesudo y complejo estudio de una universidad estadounidense y/o británica de prestigio, pienso que debería centrarme en el intríngulis propiamente dicho, que podría resumirse en la siguiente pregunta: ¿La capacidad del bolso de una mujer es infinita? Me sorprendo tocándome el mentón (señal de que mis neuronas intentan conectarse para producir una idea) y me surge otra cuestión al respecto: ¿Existe algún protocolo oficial y consensuado internacionalmente sobre qué debe llevar un bolso obligatoriamente? Vamos, lo que sería unas normas estándar, como unas ISO para el contenido del continente al que nos referimos.

Sí, sí, ya sé, muchos y muchas pensarán que soy un exagerado y que empiezo a divagar, pero es que yo he visto sacar de la chistera, perdón, del bolso, casi cualquier cosa. Intentaré hacer memoria sobre esto. La cosa se complica por momentos, pero intentaré hacer una lista lo más completa posible:

  • Llaves varias con un llavero que podría ser la sandalia artesana de Menorca, por ejemplo.
  • El resguardo de una tintorería (relativo a varias prendas masculinas de un ex novio y que nunca se recogieron porque el tonto aquel no se fijó en el vestido nuevo ni tampoco en el nuevo peinado en un día muy especial, ¿un aniversario, quizás?).
  • Elementos de higiene personal (hasta aquí puedo leer, como decía Mayra Gómez Kemp, sí, sí, la del “Un, dos, tres” que no era ni la Ruperta ni las tacañonas).
  • Kit “tengo casi 30 años y me tengo que quitar años de encima como sea”: con todo tipo de potingues de precios caros y que siempre en el título ponen algo de nutritiva, reafirmante, reconstituyente, antiarrugas, liposomas, avena y no sé qué más.
  • Una rebequita porque nunca se sabe cuánto frío puede hacer cuando el sol se esconde (ui, la última parte suena como el título de una canción de los años 80, ¡qué cursi me ha quedado!).
  • Kit “me pongo guapa en 5 minutos”: peine, cepillo, goma del pelo o pinza para el mismo cometido, pulserita y pendientes a juego, maquillaje, perfume, gafas de sol, barra de labios (normal, con brillo, water proof...), eye liner, rímel, tapaojeras, colorete, pinza para pestañas, etc.
  • El último libro que se está leyendo (o el penúltimo que leíste, porque a lo mejor el último está en la mesita de noche).
  • Monedero (algunos de formas bien extrañas para ser un simple receptáculo para la calderilla).
  • Tiritas de papel de la última visita a la perfumería.
  • Pañuelo de cuello (foulard para los finos).
  • Pañuelos de papel (si son mentolados, son la repera).
  • Móvil (¿con batería de respuesto y/o cargador para el cenicero del coche?).
  • Chancletas, sandalias o zapatos de repuesto (un par a elegir, no los tres).
  • Agenda (con anillas o no) y lápiz o bolígrafo incorporado (¿regalo de alguna convención o conferencia?).
  • Etc.

Seguro que hay más elementos o adminículos que podrían aparecer en la lista pero creo que ya está bien, que no es plan de hacer una lista más larga que los títulos de crédito de El señor de los anillos.

Aparte de todo esto, creo que la peor frase cuando una chica está rebuscando en su bolso algún objeto en particular es: “He cambiado de bolso y me lo he dejado en el que utilicé ayer”. Ante este grave problema yo propongo lo siguiente: meter todas las cosas importantes y/o imprescindibles en otro bolso más pequeño (también llamado “neceser“ para los hombres) y éste introducirlo en el gran bolso, aquel que debe combinar cromáticamente con el jersey, los zapatos, el vestido, la diadema, los pendientes, la blusa, el foulard, la chaqueta, etc. De esta manera siempre llevas “dentro” lo necesario y por “fuera” combina con lo que te interesa.

Después de haber aportado una solución casi “mágica”a este gran problema cotidiano y de índole universal, me retiro a mis aposentos no sin antes amenazar con volver en cualquier momento y para cualquier otro tema.

Hasta pronto.

NOTA: Para poder leer la visión femenina sobre el bolso femenino, tan sólo debes hacer clic aquí.

El bolso femenino (visión femenina)


¿Bolso o martirio?

Por gentileza de Montse R.

El tema “bolso” se ha convertido en un suplicio, que no le quepa duda a nadie. Ya desde que se compra hay que lograr que cumpla con una serie ineludible de características, a saber: bonito, práctico, bien acabado, con capacidad suficiente, que combine con tu ropa y, sobre todo, cómodo. Ha de tener también cantidad suficiente de bolsillos, escondrijos, separaciones y apartados para ubicar con orden la cantidad ingente de cosas sin las cuales no puedes salir de casa. Otro detalle a tener en cuenta, a menudo el último, es que su precio no obligue a contener el más canallesco insulto a la sociedad de consumo.

Según el nivel de pijez de la usuaria se puede iniciar la búsqueda del bolso perfecto en lugares dispares como: tienda especializada, gran superficie, tiendas de todo a 100, tiendas de chinos y mercadillos. En estos últimos, rebuscando bien y sin pretender ir a la última, es posible encontrar modelos aptos para venderse en tienda especializada a precios que fácilmente pueden representar una cuarta parte de lo que allí pedirían.

Para una mujer que se precie es inconcebible salir de casa sin haber conjuntado el atuendo, no sólo con el color de ojos, de día y de zapatos, sino también con el bolso. Este detalle, cansino por cierto, obliga a disponer de una sección del armario, de la entrada, del guardarropa o del perchero dedicada al almacenamiento masivo de estos complementos. Y lo que es peor, obliga a un trasiego incesante de cosas de uno a otro. Éste es uno de los motivos por los cuales la mayoría de las mujeres pasan gran parte de su vida revolviendo en el interior de sus bolsos enseres y adminículos, abriendo y cerrando bolsillitos y cremalleras o volcando el contenido con gestos rayanos en la histeria para asumir, con disgusto palpable, que no encuentran lo que buscan porque se lo dejaron en otro bolso.

En cuanto al contenido merece capítulo aparte. Es obligatorio salir de casa pertrechadas para cualquier contingencia, desde una rotura de costura, a una suciedad imprevista pasando por algún posible ataque de hambre o de aburrimiento. Por lo tanto, no debe faltar:
  • Todas las llaves de la casa, del coche, del apartamento, de la vecina y de los padres (por si te las pide alguien, así no hay que ir expresamente a casa a buscarlas).

  • Pañuelos de papel. Dos paquetes por lo menos. Una nunca sabe cuántos niños con mocos o compañeros resfriados habrá que atender.

  • Toallitas húmedas. Hay suciedades que para desaparecer necesitan el concurso de productos químicos de última generación.

  • Compresas y tampones suficientes por si recibes una visita inesperada y atropellada.

  • Selección de caramelos, chicles y pastillitas para combatir malos alientos.

  • Para la cuestión del mantenimiento: peine o similar, cepillito de dientes plegable con pasta incorporada, colonia o perfume (siempre según el nivel de pijez antes mencionado), crema de manos y kit de maquillaje de emergencia. Este apartado no se cumple en todos los bolsos, al menos la parte final. Depende, como es fácilmente deducible, de las costumbres de acicalamiento de cada usuaria.

  • Según el nivel de conciencia ecológica, una o más bolsas de tela plegables, por si hay que comprar algo de última hora y poder prescindir del decadente y poco glamuroso plástico.

  • Agenda-carpeta que incluya, aparte del dietario, espacio para ejercer de bloc de notas, de archivador de facturas así como de otros documentos necesitados de gestión o trámite burocrático. Ha de incluir un bolígrafo como mínimo.
  • Teléfono móvil, con o sin funda protectora.

  • Kit de costura (en franco desuso).

  • Paquetito de galletas bajas en calorías o manzana, para superar ataques fulgurantes de hambre canina.

  • Tabaco y adminículos de fumador (sólo las que fuman, por supuesto).

  • Libro de turno (sólo las que leen, por supuesto).

  • Lector de MP3, I-pod o artículo afín, que incluya la música sin la que no se puede vivir y la posibilidad de un lápiz de memoria para llevar y traer documentos en formato electrónico del ordenador de casa al de la oficina (también dependiendo de los usos y costumbres de la usuaria).

  • Y por último, el monedero, elemento que podría merecer capítulo aparte. Lo ideal sería que hiciese juego con cada bolso pero pocas mujeres son capaces de soportar tal nivel de traslado de pertrechos en su vida, así que aprovechando la relativa privacidad que ofrece el interior del bolso, se utiliza el mismo siempre. Ha de contener sin falta las siguientes secciones: espacio para los billetes (puede ser escaso); espacio para la monedas (mejor con cremallera); espacio para las cuentas de los comercios que siempre se tiene la intención de revisar y raramente se hace; espacio para las múltiples y variadas tarjetas de plástico sin las que no se puede vivir (incluyendo la sanitaria, la de fichar en el trabajo, la de la biblioteca, la del RACC, la de la asociación X, la de crédito, etc.); espacio para tarjetas de visita que en cuanto te acuerdes tirarás a la basura (contenedor de papel, eso sí); espacio para el carnet de conducir; y exhibidor de fotografías de miembros de la familia.

En fin. Comprenderéis fácilmente la tragedia diaria de miles de mujeres, que se ven obligadas a arrastrar esas maletas de viaje disfrazadas de bolso de mano.

NOTA: Para poder leer la visión masculina sobre el bolso femenino, tan sólo debes hacer clic aquí.

sábado, 12 de julio de 2008

De la idea al libro


Hola, voy a presentarme. Soy una idea. Ya sé que parece raro que una idea pueda comunicarse utilizando una serie de palabras, pero yo soy diferente. Soy una idea que está rondando en la cabeza de una persona, y ésta (la persona) tiene la intención de que yo vaya a más; me explico, que me convierta en una idea especial para una novela. Parece complicado, pero... lo es.

Después de mucho trabajo y algo de inspiración (benditas musas), me convierto en algo más: un argumento. Y poco a poco yo (el argumento) me hago más grande y crezco gracias a unos ayudantes cualificados: situaciones, personajes, lugares, fechas, escenarios, conflictos, verdades, mentiras, ficciones..., y de esta manera progresivamente me voy convirtiendo en un capítulo y otro y otro y otro. Me imagino que ya conocéis cómo funciona esto, porque es una estructura básica y habitual: planteamiento, nudo y desenlace. Curioso lo del nudo, ¿verdad? Supongo que se dice así porque ahí es donde está todo el lío. Y si tienes problemas, pues ya sabes, aplica aquello del nudo gordiano.

Como voy "engordando", me he convertido ya en una primera versión de la novela. Ahora llega el momento de que ciertas personas me conozcan en mi totalidad, opinen qué les parezco y digan qué sensaciones genero en ellos. En la nómina de lectores casi siempre hay familiares, amigos, antiguos compañeros de universidad, colegas del trabajo, lectores, correctores, profesores...

Pasado un tiempo digamos que ya gozo de cierto empaque puesto que mi autor (¿o es mi raptor?) me ha "tuneado" porque ya ha hecho cambios a partir de las revisiones, puntualizaciones y comentarios que ha hecho toda la tropa que he citado antes.

Ahora llega un momento harto difícil puesto que voy paseándome (perdonad el inciso, es que ya me he "solidificado" debido a mi conversión en un montón de folios impresos); pues lo que os decía, paseándome de aquí para allá por editoriales por si consideran adecuado que yo forme parte de su catálogo. No es nada fácil. Casi siempre me dicen que el tema escogido no encaja con su línea editorial. Vaya excusa barata. Si se lo dicen a todos... No importa, seguiremos en la brecha.

¡Biennnnnnnn!, por fin me han escogido. Dicen que les he gustado y que quieren que sea de su "equipo". No hablo de la cuestión económica porque eso está fuera de mi alcance. De eso se encarga mi creador. Os diré también lo que he escuchado: van a transformarme. Dejaré de ser un conjunto de folios impresos y me convertiré en algo mejor: seré un libro. Aunque para eso todavía queda trabajo por hacer, puesto que me revisarán, me acortarán o me alargarán y cambiarán lo que crean oportuno para ser un producto cultural que llame la atención (espero no perder mis virtudes porque ya se sabe, lo comercial manda).

Bueno, ya tengo mi extensión definitiva, porque al final los “especialistas” lo han decidido. Soy algo así como la versión final del original. Anda y rima y todo. Bien, ahora me he enterado de que quedan unos detalles por concretar, referidos al formato, la maquetación y similares: fuente, tamaño, cursivas, negritas, guiones, comillas, capitulares, filetes, corondeles, capítulos, introducción, epílogo, índice, páginas de cortesía, fotografías, ilustraciones, notas, citas, cubierta, sobrecubierta, solapa, pies de fotos, márgenes... Uf, uf, ¡cuánto estrés! Es más complicado de lo que yo me imaginaba. Además, vaya lío de nombres para tantas cosas.

Después de decidir y comprobar todo lo dicho anteriormente y algunas más que me cuesta recordar, ya me han enviado a imprenta. Ahora hablan de galeradas y de compaginadas. Creo que ya estoy casi a punto de ser editado. Sinceramente (espero que me guardéis el secreto), me parece raro que me clonen para llevarme a tantos sitios, pero en esa fase del proceso me encuentro. La rotativa gira y gira y consigue que me convierta en muchos ejemplares.

El siguiente paso es colocarme en una estantería (¡maldita sea, qué rabia me da que sólo se me vea el lomo!) o en una mesa rodeado de “competidores”. Ahora sólo falta que mi cubierta y mi título llamen tanto la atención como para que algún amigo comprador me adquiera y sea tan generoso de dedicar parte de su tiempo de ocio a leer todo aquello que soy; es decir, todo lo que es negro sobre blanco.

Si tú eres uno de esos lectores, te estaré eternamente agradecido porque no sabes lo que cuesta llegar hasta un punto de venta, ser comprado y ser leído.

Ah, y gracias de nuevo por leerme, amigo.

miércoles, 2 de julio de 2008

A mis compañeros de los martes por la tarde (segunda parte)

En muchas ocasiones creo que la realidad te fuerza a utilizar ciertos tópicos, pero no por el hecho de serlo dejan de tener validez. Por este motivo y para calificar con más exactitud todo lo acontecido anoche podríamos usar ciertos tópicos pero, en esta ocasión, en formato pregunta - respuesta:
  • ¿Cómo fue el marco? Incomparable

  • ¿Cómo fue la compañía? Insuperable

  • ¿Cómo fue el ambiente? Inmejorable

  • ¿Cómo fue la velada? Inolvidable

No pretendo ser pesado o causar en nadie una subida de azúcar por lo que podría calificarse de escrito dulzón tirando casi a empalagoso. Pero así lo siento y así lo escribo. ¿Podréis perdonarme?

Considero que el ambiente creado en el grupo es magnífico por todos los componentes y por el liderazgo o dirección que nos marca el profesor. Y ya que se citó anoche la película, podríamos recordar una de las frases más famosas de El club de los poetas muertos: “Oh, capitán, mi capitán”. Creo que encaja bastante bien en la situación.

Me gustaría hacer especial mención a la anfitriona por ofrecernos y regalarnos su generosidad en el antes citado “marco incomparable” por ser un lugar lleno de belleza, comodidad y ambiente especial, porque tiempo atrás seguro que fue una bodega estupenda y centro de tertulias y charlas interesantes.

Creo que la cena podría calificarse, sin miedo a quedarnos cortos, de “festín pantagruélico” debido a la gran cantidad, variedad y calidad de los manjares y viandas. Hice un esfuerzo sobrehumano para intentar dejar limpio (mejor dicho, libre y desocupado) mi plato, y no colocar más elementos alimentarios. Intenté no sucumbir a la irresistible tentación culinaria puesto que dispongo de una complexión física… digamos que “recia”, pero no podía resistirme a probar todo aquello elaborado con tanto cariño y maestría.

También hay que destacar lo divertido que fue todo por tantos y tantos comentarios ingeniosos y llenos de buen humor. Entono el mea culpa por si traspasé el límite del buen gusto o la prudencia e intentaré arreglar mi comportamiento, pero primero tendré que descubrir el motivo de mis desvaríos porque se me antoja harto difícil: ¿Tengo que dejar de tomar la medicación o realmente tengo que tomarla? Lo siento, no me acuerdo. ¿Me equivoqué de medicación y me tomé la de un familiar? Aquellas pastillas de color extraño y que parecían tener movimiento propio, ¿estaban caducadas? ¿Podré fiarme de las pastillas cuyo origen es el maletero de un coche? Perdón, ya me callo, que vuelvo a las andadas.

En definitiva pienso que lo mejor de todo es que se ha creado un vínculo especial y que seguiremos viéndonos y disfrutando de la lectura, de la escritura y de todos aquellos elementos que nos unen.

Gracias por vuestra compañía y cariño.

Un compañero muy, muy agradecido.


domingo, 29 de junio de 2008

Somos campeones de Europa de fútbol: el "gazpacho mecánico" ha triunfado



Impresionante. Maravilloso. Espectacular. Fantástico. Y así podría seguir con adjetivos para calificar el juego de la selección de fútbol.

Creo que jamás (por lo menos, que yo recuerde) hemos jugado tan bien al fútbol. Me recuerda a la superioridad demostrada por la selección de baloncesto ganadora del Mundial 2006 de Japón.

El "gazpacho mecánico" (inspirado en la naranja mecánica holandesa de los 70) ha triturado a todos sus adversarios; entre ellos, a la ensaladilla y al filete rusos, a las galletitas suecas estilo Ikea, a los yogures griegos (toma joroña, que joroña), a los espaguetis y/o macarrones italianos y, finalmente, a las salchichas alemanas.

Enhorabuena y a disfrutar.

lunes, 23 de junio de 2008

Momentos casi mágicos


A veces hay unos momentos casi mágicos que apetece disfrutar. No tienen por qué ser grandes cosas sino situaciones o momentos que nos gustan, que nos alegran, que nos hace ser felices.

Esa sensación placentera cuando estás en la cama en plena duermevela, con ese semisueño ligero, con música relajante de fondo para conseguir dormirte tranquilo, sin preocupaciones, sin estrés, casi sin problemas.

Aquella tarde de verano que hay un pequeño chaparrón que refresca el ambiente, que facilita nuestros paseos turísticos por la ciudad, que consigue que sea más llevadera la intensa canícula.

Ese sol de invierno que nos visita y nos acaricia el semblante para que nos olvidemos por un día del duro y largo invierno.

Un paseo por una avenida llena de árboles que nos muestran una infinidad de tonos amarillos, verdes, marrones..., observados por un azul intenso y majestuoso.

Y la lista podría ser casi interminable.

Creo que vale la pena disfrutar y valorar las pequeñas cosas que nos regala la vida. Aprovechémoslas.

Carpe diem
, amig@s.

jueves, 19 de junio de 2008

Gracias por tus canciones, Fito


En esta ocasión vamos a dar un paseo musical junto con Fito, uno de los cantantes preferidos de una buena amiga y que me ha "contagiado" su pasión por él. La verdad es que tiene grandes canciones y muchas no son las más conocidas, como la del vídeo de hoy.

Curiosamente el estilo de Fito Cabrales (acompañados de sus amigos, los Fitipaldis) se aleja bastante del sonido más contundente de Platero y Tu, grupo en el que estaba antes de cantar en solitario.

Espero que os guste tanto como a mí:




domingo, 15 de junio de 2008

Toprural, una web para buscar casas rurales


En esta ocasión y como ya se van acercando las vacaciones, os informo de una de las diversas páginas web donde puedes hacer búsquedas de alojamientos rurales, ya sean casas, hoteles o apartamentos.

La verdad es que muchas veces apetece escaparse un poco de la ciudad y del mundanal ruido, y llegar a un sitio donde la tranquilidad, la serenidad y la paz se convierten en fieles compañeras.

Pues eso que disfrutéis de la búsqueda y espero que podáis encontrar algo interesante:


miércoles, 11 de junio de 2008

¿Cómo dice? ¡Que tengo que trabajar 65 horas semanales! Je, je, je…



Nota preliminar: el amigo de la foto es Eddie Murphy, era para reforzar los “je, je, je” del título. ¿Os acordáis de su risa?

Estimados familiares, amigos y compañeros:

No salgo todavía de mi asombro. He escuchado (incluso leído) una noticia que provoca en mí un sarpullido generalizado, una falta de riego sanguíneo en mi limitado cerebro y problemas respiratorios. Estos desequilibrios físicos tienen como origen la siguiente noticia, totalmente cierta y por tanto prácticamente aterradora:

La Unión Europea ha aprobado por mayoría cualificada (¿qué narices es eso?) ampliar la jornada laboral semanal hasta 65 horas si así lo pactan (?) o deciden (?) empresario y trabajador.

Vamos a ver si el sofoco no me impide efectuar una serie de reflexiones (no sé si lúcidas, lo siento) al respecto.

Supongamos que “decido” cumplir 65 horas semanales y supongamos también que “decido” hacerlo de lunes a viernes. Si mis complejos cálculos matemáticos (gracias a un contacto que tengo en la NASA y que ha programado la operación aritmética correspondiente en una mega-hiper-super-extra-maxi computadora) no son erróneos, esto significa trabajar 13 horas diarias.

Y volvamos a suponer ya que estamos puestos. A estas 13 horas añado 1 hora para comer, 1 hora para llegar al puesto de trabajo y 1 hora para volver a mi BLH (Bonito y Lejano Hogar). Total: 16 horas.

Si al día completo, que todavía creo que dura 24 horas (¿algún alma caritativa pondría confirmármelo?, gracias), le resto las 16 calculadas, quedan 8 horas. Y como dicen que para estar en plena forma (para el trabajo) y para rendir bien (en el trabajo) hay que dormir 8 horas, pues ya tenemos el día completo. Es fantástico, no hace falta pensar en nada más. Es la fórmula perfecta para la rutina diaria de los pobres mortales.

Bueno tampoco hay que ser tan estrictos. Vamos a poner un ejemplo: si aprovecho a la vuelta a mi BLH (en el caso de alguna duda puedes consultar la solución en el segundo párrafo si miras hacia arriba) para ponerme el pijama mientras conduzco, quizás tenga 10 minutos libres al día, que bien invertidos sirven para diferentes cometidos. Os adjunto una lista para daros ideas (hay algunos que pueden hacer todas estas funciones en el mismo día, son los llamados polivalentes o multifuncionales):

  • Hacer la compra, comprar el pan y el periódico.
  • Limpiar la casa y/o el coche, hacer la colada, tender y planchar.
  • Practicar ejercicio para estar en plena forma, ducharse, afeitarse, depilarse, peinarse... y todo aquello relacionado con la higiene personal que acaba en –arse. Espero que nadie piense en algo guarrete, por favor, que el tema ya es muy serio.
  • Leer “Guerra y paz”, “Los pilares de la tierra” y “Un mundo sin fin”. Los acostumbrados a leer en diagonal, incluso podrían atreverse a leer las ediciones comentadas y con notas de los traductores.
  • Ver en sesión continua Lo que el viento se llevó, Lawrence de Arabia, Doctor Zivago y Titanic, más los making off y extras varios.

Otra opción que podría considerarse es quedarse en el lugar de trabajo después de la “corta” jornada laboral. De esta manera te ahorras tiempo, gasolina y/o esperas y estrujones en los transportes públicos.

Eso sí, para que triunfara la propuesta anterior habría que establecer un plan estratégico y con disciplina castrense. Voy a extenderme en esta cuestión:

  • Montar unas literas y convertirlas en las clásicas camaretas de cuartel, organizadas por departamentos o perfiles profesionales para evitar envidias y comportamientos insanos.
  • Establecer un calendario para efectuar las imaginarias de rigor y evitar que nadie vaya al lavabo después del toque de retreta ni se dedique a robar bolis y post-its al compañero vacilón y poco trabajador.
  • Tocar diana para que los esforzados trabajadores vayan rápidos en tropel como una tropa (ya sé, ya sé, hay cacofonía, pero me da igual, me apetecía y punto) hacia el lavabo para poder acicalarse y lavarse un poco, como cuando te quedas tirado toda una noche en el aeropuerto y tienes que lavarte con jabón líquido con olor extraño y secarte con papel higiénico, o peor aún, robar servilletas del McDonalds para el mismo cometido; pues lo mismo.

Este plan habrá que madurarlo pero tiene sus ventajas, a saber: te evitas atascos y autopistas en carreteras o sufrir las incomodidades casi infinitas de las masificaciones en los trenes, autobuses, metros y tranvías. Y lo más importante, ya estás en tu lugar de trabajo, es como una utopía hecha realidad, mejor que el teletrabajo o el teletransporte de Star Trek.

Todo lo anterior podría suponer la conversión de la oficina en una especie de “internado” (seguro que más aburrido que “La laguna negra”, el de Antena 3 TV) porque sólo puedes volver a casa el fin de semana, pero si le dais un poco al “melón” estoy convencido de que encontráis más ventajas. Cuando las sepáis, ya me las comentaréis.

Pues eso, hasta pronto amigos.