BIENVENIDA

¡Hola a tod@s!

Os doy la bienvenida a mi blog.

Este blog nace con la intención de ser no solamente un lugar donde incluir mis opiniones, comentarios, sugerencias, vivencias, informaciones interesantes, divertimentos, etc., sino también un espacio común donde poder comunicarnos.

Aceptaré todo tipos de críticas, aunque prefiero las constructivas, que me ayudarán a mejorar.

Espero que os guste.

Carpe diem.


lunes, 23 de marzo de 2009

¿Existe la ética periodística en los medios de comunicación?


Ha llegado un momento en el que mi conciencia me obliga a escribir una entrada de este tipo. Es cargante, pesado y sobre todo injusto y asqueroso que la tendencia de ciertos medios de comunicación sea promover el morbo por el morbo, destripar las entrañas de ciertos infelices, venerar a los famosetes, pagar a los delincuentes y sobre todo vulnerar el derecho al honor y a la privacidad. Y para justificar mi cabreo e impotencia, cito algunos ejemplos.

Después de todo el montaje que hubo respecto a las pobres niñas de Alcàsser, ahora toca exprimir el caso de Marta del Castillo, adolescente sevillana que fue asesinada hace unas semanas. No hay día en que no aparezca un reportero e "informe" de lo ocurrido: que los acusados cambian de versión, que la mataron de una manera u de otra, que lanzaron al cuerpo al río o que la metieron en un contenedor de basuras, que uno estaba implicado pero ahora no, que el más joven es el culpable...

Y lo peor de todo es que la pobre familia intentará pasar el duelo de la manera menos mala (no hay manera buena de pasar algo así), pero seguro que no pueden hacer prácticamente nada por la presión que hay, porque televisiones sin dignidad, periódicos amarillistas y radios sin compasión continúan hurgando en las grandes y sensibles heridas. ¡Basta ya!, eso no es informar, es ensañarse con el débil, y les preguntan una y otra vez cómo se encuentran. Lo único que hay que hacer es dejar que la policía y las autoridades judiciales hagan su trabajo lo mejor posible y lo más rápido, sin elementos distorsionadores que, con la excusa del deber de informar, están interfiriendo en las investigaciones.

Después pones la tele y sale un programa como "Callejeros", que a lo único que se dedica es a grabar las miserias de los drogadictos, los vagabundos y los pobres. Lo único que hacen es mostrar lo que ocurre sin decir por qué se ha llegado a esa situación y tampoco los ayudan. Graban el reportaje y a otra cosa, que su deber como informadores es muy importante y tienen que llegar a otros sitios. Y además premian este programa. Que aprendan, por ejemplo, de "Informe semanal", que hace un tratamiento casi siempre respetuoso y adecuado de ciertos temas.

Y continuamos con los reality shows, que son los paradigmas de experimentos sociológicos, como decía aquella presentadora. Pues vaya tontería, no se aprende nada. Bueno sí, a ver los niveles ínfimos de educación, dignidad, respeto y sentido común de algunos especímenes presuntamente humanos. Debo reconocerlo: vi por curiosidad la primera versión de "Gran Hermano" y la de "Operación Triunfo" y nada más... Miento. También veo de vez en cuando "Supervivientes", puesto que una banda de famosetes de tres al cuarto, presuntas modelos y actrices, y listillos de bareto de barrio, lo pasan mal. Y eso me divierte o entretiene. Igual es triste, pero me consuelo pensando que a veces hay una justicia divina, o algo parecido, y que todos seremos juzgados en la justa medida.

Hasta la próxima, en la que intentaré ser más positivo.

8 comentarios:

Eloisa dijo...

Tienes toda la razón pero hemos de tener en cuenta una cosa, que creo que desgraciadamente es la realidad: que la educación y los principios están en peligro de extinción frente al canivalismo del que es característico el ser "humano".
Creo que te has dejado el caso más flagrante de los últimos tiempos: el del profesor Neira, donde la sociedad española, aún criticando todo el tema, siguió a escondidas pero multitudinariamente la reacción de "aquél ser" que en su día éste señor intentó salvar, y que quizás no debería haber acudido en su ayuda. Así que quizás no deberíamos preguntarnos si existe la ética periodística sino si la ética humana.

ericbeat dijo...

Saludos Eloísa:

Te doy toda la razón sobre lo que dices, puesto que habría que hablar más sobre ética humana en general y no querer circunscribirlo exclusivamente a la ética periodística.

Respecto al caso de Jesús Neyra, ya hice un comentario cuando invitaron (perdón, contrataron) a la mujer a la que salvó (Violenta Santander) a la cadena del morbo: Tele 5. Dicho escrito está en esta entrada: http://ericbeat.blogspot.com/2008/11/vale-todo-para-conseguir-audiencia.html

Muchas gracias por tus visitas y hasta pronto.

estoy_viva dijo...

Mientras que haya personas que vean este tipo de programas seguirán siendo la ética de los periodistas ninguna todo por la audiencia sin importarles nada.
Date cuenta de un detalle nadie los ves estos programas basuras pero todos estan bien informados y con altas audiencias.
Desde luego conmigo no cuente, me da asco.
Con cariño
Mari

Rosa dijo...

Amén

ericbeat dijo...

Hola Mari:

Pienso igual que tú. Estos programas no aportan nada, no aprendes nada con ellos y sólo se dedican a bucear entre las desgracias, las enfermedades y los problemas de la gente.

Y lo peor es que continúan porque tienen audiencia. Patético y preocupante.

Muchísimos saludos.

ericbeat dijo...

Hola Rosa:

Bienvenida a este humilde blog. Espero que continúes visitándolo y opinando al respecto.

Ya veo que opinas igual que yo sobre la falta de ética periodística, en realidad la falta de ética humana que revolotea por todos los medios de comunicación.

Muchísimos saludos.

quijair dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo. Es cierto que uno de los objetivos de la televisión puede ser el entretenimiento sin más, pero siempre desde el respeto a los demás. Y los programas que citas no lo muestran.

Saludos.

ericbeat dijo...

Hola quijair:

Bienvenido a mi blog y gracias por tus visitas.

Desgraciadamente y desde hace varios años, la televisión destaca más por una serie de programas que no aportan nada y que sólo hurgan en la vida privada de los demás con la excusa de informar.

Me gustaría que cambiara esta tendencia pero hoy por hoy lo veo complicado.

Muchos saludos.